Perros con cáncer: Tratamiento y dieta

Un perro se sienta en una cama gris.

No hay nada más devastador y alarmante que saber o sospechar que tu perro tiene cáncer. ¿Sobrevivirá tu perro? ¿Qué tan severo será el tratamiento? ¿Cuánto va a costar? Son muchas las preguntas que te atascan la mente y pueden dejarte confundido.

Aunque hoy en día hay mucha información en Internet, resulta difícil encontrar la información correcta que sea fiable y práctica, especialmente cuando se trata de cáncer.

Por lo tanto, es responsabilidad individual del propietario del perro reunir la fuerza física y la resistencia mental necesarias para afrontar esta dura situación de forma eficaz. Además, el diagnóstico temprano y correcto, el tratamiento adecuado, la orientación de su veterinario y el especialista podrían desempeñar un papel crucial en la curación de su perro.

En resumen, este post podría darte una visión general del cáncer en los perros, qué signos buscar, y también discutir algunas opciones para una buena dieta.

¿Qué tan común es el cáncer en los perros?

Los expertos afirman que alrededor de la mitad de los perros de más de 10 años tienen posibilidades de desarrollar un cáncer. Resulta angustioso observar las estimaciones que afirman que la incidencia del cáncer en los perros es la misma que en los humanos y la principal causa de muerte en los perros más allá de la mediana edad.

Así pues, la mala noticia es que el cáncer es una enfermedad común que afecta a los perros. Pero la buena noticia es que los perros pueden ser tratados con éxito. Los avances de la tecnología médica, la accesibilidad al diagnóstico precoz, el tratamiento adecuado y la concienciación son factores positivos para superar la enfermedad.

¿Por qué los perros tienen cáncer?

Los propietarios de mascotas y los veterinarios señalan que los perros desarrollan el cáncer sobre todo en una etapa avanzada de su vida. Mientras que los investigadores de animales identifican factores colectivos como la edad, la genética, el medio ambiente y los factores nutricionales que causan esta compleja enfermedad.

Pero, ¿afecta a todos los perros?

Razas de perros propensas al cáncer

Según un estudio, algunas razas como el Golden Retriever, el bóxer, el perro de montaña de Berna y el rottweiler suelen ser más propensas a desarrollar cáncer.

Otro estudio señala que los leoneros, los loberos irlandeses y los gran daneses son razas de perro de alto riesgo.

No hay razón para alarmarse si usted posee alguna de las razas mencionadas. Estos nombres de razas se han mencionado en estudios de casos específicos. Otros estudios señalan también otras razas de perros. Además, los veterinarios opinan que más de la mitad de los casos de cáncer en perros son benignos. Sin embargo, se ha investigado mucho sobre las enfermedades malignas. Por lo tanto, la investigación canina sigue ampliándose para ofrecernos datos concretos y concluyentes.

En particular, el rápido avance de la medicina y la tecnología, el acceso a tratamientos sofisticados, la disponibilidad de especialistas y, por supuesto, una buena alimentación nutritiva, nos permiten tratar y curar a nuestras mascotas de forma eficaz.

El cáncer más común en los perros

  • El cáncer de piel también se conoce como tumores de mastocitos que causan inflamación cerca de la superficie externa como la piel, la nariz, los pulmones y la boca.
  • Los tumores de piel también son comunes. Sin embargo, son benignos.
  • El melanoma es un tipo de cáncer maligno típico en la boca del perro.
  • El linfoma canino es uno de los tipos más comunes que afectan a los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado, la médula ósea y el tracto gastrointestinal de los perros
  • Otra forma frecuente que ataca a los perros es el cáncer de huesos u osteosarcoma. Afecta al esqueleto, el cráneo, las costillas, las vértebras y la pelvis. Estos tumores agresivos afectan sobre todo a las razas grandes.
  • Otro tipo maligno que puede extenderse rápidamente a cualquier parte del cuerpo es el hemangiosarcoma. Afecta al bazo, al corazón y al hígado.

Señales de que tu perro puede tener cáncer

En la mayoría de las situaciones, su mascota puede no mostrar ningún signo de enfermedad. Como se ha mencionado anteriormente, los cánceres benignos en muchos casos pueden no mostrar ningún síntoma. Sin embargo, los cánceres malignos pueden estar en una fase avanzada antes de ser diagnosticados.

Por lo tanto, presta atención a algunos de los siguientes signos que tu mascota puede presentar para que tomes medidas inmediatas.

  • Disminución o pérdida de apetito
  • Agresividad
  • Pérdida de peso
  • Insomnio
  • Desinterés o reticencia a jugar o a cualquier actividad
  • Sed o micción excesiva
  • Una herida que no se ha curado
  • Cojera o hinchazón
  • En algunos casos, vómitos y diarrea.

¿Cómo se suele tratar el cáncer en los perros?

La atención quirúrgica, la combinación de cirugía y quimioterapia, la radioterapia y la inmunoterapia son formas modernas de tratar el cáncer en los perros.

Las vacunas contra el cáncer son un ejemplo de inmunoterapia. Ahora también se puede acceder a una vacuna contra el melanoma para perros.

También se está investigando una serie de otras modalidades de inmunoterapia en las que se utilizan las propias células inmunitarias del perro para destruir sus propias células cancerosas.

Cualquiera de estos tratamientos puede ser sugerido por su veterinario, pero todos ellos se combinan bien con una dieta cuidadosamente creada.

Dieta para perros con cáncer

Lo primero que deprime al dueño de una mascota es que los perros no coman. Ya sea en los primeros días o durante la fase de tratamiento, los perros tienden a mostrar menor interés por comer.

No existe una dieta ideal contra el cáncer para los perros. No obstante, los dueños de las mascotas deben diseñar un plan inteligente para mantenerlas bien alimentadas. Una buena dieta puede evitar la pérdida de peso y puede contribuir en gran medida a que el perro se recupere más rápidamente.

Muchos propietarios de perros prueban a cocinar en casa combinando muchos consejos y trucos para animar a sus mascotas a comer. Teniendo en cuenta que la enfermedad es la causa fundamental de su disminución del apetito, los veterinarios recomiendan alimentos frescos, fáciles de digerir y apetecibles que estimulen su sentido del olfato y del gusto.

Algunos de los alimentos que puede dar a tu perro son:

  • arroz hervido simple,
  • pasta,
  • huevos,
  • caldo de pollo sin sal ni grasa,
  • suplementos de aceite ricos en ácidos grasos omega 3 y omega 6 como el aceite de cáñamo, o el aceite de linaza
  • Verduras crucíferas, etc.

Intenta añadir más sabor y olor a la comida de tu perro mediante la infusión de aceite de CBD (con sabor a pollo) al arroz hervido o a la pasta. O bien, puedes mezclar algunas verduras crucíferas como el brócoli, la col o las espinacas y añadir unas gotas de aceite de CBD.

Sería una buena idea mantener la cantidad más baja que las cantidades típicas de sus perros para que puedan consumirlo todo de una sola vez y el siguiente alimento pueda ser fresco.

A veces los perros enfermos se resisten a comer. Por ello, los dueños de las mascotas prueban diferentes trucos, como cambiarles el cuenco, darles de comer a mano, cambiarles de lugar para comer, etc.

Además, consulta y discute con tu veterinario sobre la dieta de tu perro. Intenta charlar con otros dueños de mascotas que también puedan compartir sus experiencias contigo.

¿Qué cantidad de aceite de CBD puedo mezclar con la comida de mi perro?

Esencialmente, siempre que pruebes algo nuevo en tus mascotas, acostúmbrate a consultar a tu veterinario. Dependiendo del tamaño del perro y de cuántas veces al día come, puedes mezclar hasta 4 gotas al día. Si tu perro come dos veces al día, mezcla 2 gotas de aceite de CBD con cada comida.

Resumen

En resumen, el cáncer es una epidemia común que afecta a la mayoría de los perros. Pero es definitivamente tratable siempre que los dueños de las mascotas sean conscientes y estén atentos en una fase temprana. A medida que los perros envejecen, los propietarios pueden ser más proactivos dedicando algo de tiempo a masajear a su perro mientras lo acarician o juegan con él. Aprovecha la oportunidad para observar suavemente si hay bultos y protuberancias o puntos dolorosos que podrían haber pasado desapercibidos para el veterinario.

La comida fresca y blanda cocinada en casa, mezclada con aceite de cbd, podría ser una opción alternativa para animar a sus mascotas a comer. Por último, sigue amando a tus perros y compartiendo tu ánimo con ellos y ayúdales a recuperar la salud.

Regresar al blog