Por qué debe tomar vitamina D3 junto con K2

Actualizado:
Por qué debe tomar vitamina D3 junto con K2

Las vitaminas juegan un papel crucial en el funcionamiento óptimo de nuestro cuerpo. Entre estas, las vitaminas D3 y K2 destacan por su papel en la regulación del metabolismo del calcio. Este artículo explora por qué vitamina D3 con K2, sus beneficios, interacciones y riesgos potenciales.

¿Por qué es importante la combinación de vitamina D3 con K2?

La vitamina K2 impide que el calcio en nuestra sangre se deposite en las arterias en forma de placa, manteniendo nuestros vasos sanguíneos libres de obstrucciones. La vitamina D, por otro lado, favorece la absorción de calcio en el cuerpo. Como suplemento dietético, la combinación de vitamina D3 con K2 garantiza un equilibrio efectivo del proceso de la absorción y distribución del calcio, ayudando a mantener fuertes nuestros huesos y dientes.

¿Por qué tomar vitamina D3 con K2?

Tomar vitamina D3 y K2 en conjunto proporciona dosis efectivas de nutrientes esenciales que actúan en sinergia para regular el metabolismo del calcio en el cuerpo. Una deficiencia de vitamina K2 podría resultar en una acumulación excesiva de calcio en los vasos sanguíneos y órganos, lo que con el tiempo puede llevar a afecciones como la arteriosclerosis, los cálculos renales y la calcificación. Puede encontrar más información sobre estas vitaminas en este artículo.

¿Qué ocurre si se toma D3 sin K2?

No es dañino tomar vitamina D3 sin K2, ya que el cuerpo puede continuar metabolizando la vitamina. No obstante, muchos suplementos combinan ambas vitaminas debido a su impacto conjunto y beneficioso sobre la salud ósea.

¿Cuándo no se debe tomar K2?

Es importante mencionar que las personas que están tomando anticoagulantes, como medicamentos de la cumarina, deben evitar los suplementos de vitamina K ya que estos pueden interferir con la efectividad de su medicación.

¿Qué ocurre con un exceso de vitamina D3 y K2?

Si bien las vitaminas D3 y K2 son esenciales para la salud, una ingestión excesiva de vitamina D puede provocar hipercalcemia, una afección que implica niveles de calcio elevados en el cuerpo. Los síntomas de la sobredosis pueden incluir náuseas, pérdida de apetito, dolor abdominal, vómitos y en casos graves, insuficiencia renal, arritmias cardiacas, pérdida de consciencia e incluso la muerte. Para más detalles sobre la sobredosis de vitamina D, puede consultar esta fuente.

Conclusión

En resumen, la vitamina D3 y la K2 juntas promueven una gestión eficiente del calcio en nuestro cuerpo. Sin embargo, al igual que con cualquier suplemento, es crucial mantener el equilibrio correcto y siempre consultar a un profesional de la salud antes de iniciar cualquier régimen de suplementos.

Regresar al blog
Artículo anterior

Artículo siguiente

Descargo de responsabilidad: La información contenida en este artículo ha sido recopilada de buena fe y sólo tiene fines informativos. No sustituye al consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Consulte siempre a su médico o a otro profesional sanitario cualificado si tiene alguna duda sobre su estado de salud.