Colitis en perros: 9 pasos para prevenir la colitis en perros

Un perro frente a un fondo rosa.

Resumen:

Colitis es una irritación o inflamación del colon o del intestino grueso que provoca diferentes síntomas como diarrea, dolor, problemas para defecar, y molestias agudas. Tras identificar la causa exacta de la enfermedad y aplicando el tratamiento adecuado, puedes evitar los casos recurrentes de colitis. También es necesario que lleves a cabo algunas medidas de prevención como el control estricto de la dieta.

Colitis en perros

La colitis, también conocida como enfermedad inflamatoria intestinal, afecta comúnmente – pero no de manera exclusiva – a los seres humanos. Algunos animales, como perros y gatos, son altamente propensos a la colitis. La inflamación del colon o del intestino grueso puede causarles innumerables síntomas y gran malestar.

El colon es la parte del cuerpo que se encarga de las etapas finales de la digestión. Su principal función es el almacenamiento temporal y posterior expulsión de las heces. Una vez las heces son acumuladas, el colon absorbe el agua contenida en ellas y las prepara para la expulsión. Sin embargo, un colon inflamado no es capaz de absorber agua, lo que provoca diarrea.

Síntomas de la colitis

Puedes descubrir si tu perro tiene colitis observando los siguientes síntomas:

Presencia frecuente de pequeñas cantidades de heces excesivamente blandas o líquidas.

  • Diarrea.
  • Esfuerzo o malestar evidente durante la defecación o la digestión. En ocasiones el malestar también puede ser experimentado después de defecar.
  • Pequeñas cantidades de sangre de color rojo intenso y claro expulsadas poco antes de defecar o al final de la evacuación de las heces.
  • Sangre y mucosidad en las heces (a menudo este es el caso de la colitis crónica).
  • Exprensión de urgencia por defecar, y necesidad de hacerlo frecuentemente.
  • Vómitos.
  • Pérdida de peso (este síntoma es poco frecuente).

Nótese que los síntomas de la inflamación de colon o de intestino pueden variar de un perro a otro. Esto depende de la gravedad de la enfermedad, y de la respuesta del cuerpo del animal. Si notas alguno de los síntomas descritos anteriormente o sospechas que tu perro pudiera tener colitis, lo mejor que puedes hacer es acudir al veterinario para obtener asistencia clínica especializada.

Tipos de colitis en perros

Existen dos tipos principales de colitis:

Aguda

Se denomina colitis aguda cuando tu perro experimenta síntomas de colitis de manera repentina. Este tipo de colitis está normalmente relacionado con el estrés. De hecho, puede aparecer cuando algunos perros tienen que viajar o visitar al peluquero. La colitis aguda también puede manifestarse cuando tu perro ingiere algo que no debería haber comido. En ocasiones, este tipo de inflamación desaparece por sí mismo. Sin embargo, sería conveniente visitar a un veterinario si lo síntomas continúan.

Crónica

Se clasifica como colitis crónica cuando un perro experimenta los síntomas de manera repetida durante un período de un mes o más. Este tipo de colitis no desaparece por sí sola, lo que significa que la visita al veterinario es obligatoria.

Algunos tipos de colitis menos conocidos:

  • Colitis ulcerosa: Esta forma se caracteriza por la continua inflamación y ulceración del intestino grueso.
  • Colitis granulomatosa: Se trata de un tipo de colitis muy extraño que afecta a determinada razas como los bullgod franceses y a los boxer.

¿Cuál es la principal causa de colitis?

Existen numerosas causas de colitis en perros. A continuación se especifican algunas de las más comunes:

  • Infección en el tracto digestivo.
  • Parásitos o gusanos intestinales.
  • Condiciones médicas como síndrome del intestino irritable, pancreatitis, o cáncer intestinal.
  • Alergias alimentarias o dieta deficiente.
  • Infecciones gastrointestinales causadas por hongos o algas.
  • Lesiones en el colon.
  • Estrés (añade presión al sistema inmune de tu perro).
  • Efectos secundarios provocados por medicamentos o antibióticos.
  • Bacterias.

Ten en cuenta que las causas de esta enfermadad inflamatoria pueden variar entre las diferentes razas de perros. El entorno de tu perro también puede influir en el desarrollo de determinados síntomas.

How do vets diagnose colitis?

More often than not, diagnosing colitis depends on dogs’ clinical symptoms and history. A veterinarian can also conduct a microscopic evaluation of your pet’s feces to determine if it has this inflammatory bowel disease. The veterinarian may also conduct other tests, like rectal examination, cytology, and blood tests.

In some colitis cases, your vet may also conduct additional colitis tests such as radiographs or X-rays. These particular tests for colitis in dogs will help the veterinarian examine the colon and intestinal tract to see if there are any discrepancies, injuries, or damages. Colonoscopies, colon biopsies, ultrasound of the abdomen, and barium enemas can also come in handy. Most of these colitis examinations are used to rule out other conditions like colonic tumors or irritable bowel syndrome.

During the colitis diagnosis, the veterinarian may also ask about the following:

  • Dogs travel history
  • The colitis symptoms
  • Exposure to other dogs or pets
  • Whether dogs have unsupervised access to your yard
  • What type of dog food dogs eat or their diet
  • If you have changed dogs food recently

¿Cómo diagnostican los veterinarios la colitis?

Habitualmente el diagnóstico de colitis depende de los síntomas clínicos, así como del historial médico del perro. Un veterinario puede llevar a cabo una evaluación microscópica de las heces de tu mascota para determinar la presencia de una enfermedad inflamatoria intestinal. El especialista puede proceder a la realización de otras pruebas médicas como la examinación rectal, citología o análisis de sangre.

En ciertos casos, tu veterianio de confianza puede llevar a cabo pruebas adicionales tales como radiografías, lo que permitirá examinar el colon y el tracto intestinal con más detalle para comprobar si hay lesiones, daños o indicios de algún problema médico. Otros métodos de examinación como colonoscopias, biopsias del colon, ecografías del abdomen o enema opaco pueden ser considerados como opciones para acotar el diagnóstico. En ocasiones estas pruebas médicas ayudan a descubrir otras enfermedades como tumores en el colon, o el síndrome del intestino inflamado.

Durante el diagnóstico de colitis, el veterinario podría interesarse por los siguientes aspectos:

  • Historial de viajes del perro.
  • Síntomas que presenta el animal.
  • Contacto previo con otros perros o gatos.
  • Si tu perro tiene acceso al jardín o al patio cuando no se encuentra bajo tu supervisión.
  • Qué tipo de comida consume tu perro en su dieta.
  • Si has cambiado de comida de perro recientemente.

¿Con qué debería alimentarse a un perro con colitis?

Una dieta inapropiada es una de las principales causas de colitis en perros. Implementar una dieta hipoalergénica en la rutina de tu perro puede reducir las posibilidades de que el intestino grueso se inflame.

Igualmente, puedes tratar de aumentar la cantidad de fibra en la dieta de tu perro. Prueba a añadir ingredientes como granos o germen de cereal, zanahoria y brócoli. Algunas comidas ricas en ácidos grasos omega 3 y omega 6 pueden ayudar a reducir la inflamación del colon. Los suplementos de CBD son un excelente ejemplo de estos alimentos.

Otros remedios pasan por reducir – o incluso eliminar brevemente – el consumo de comida.

Tratamiento para la colitis en perros

El tratamiento dependerá del tipo de colitis diagnosticado. Sin embargo, es muy probable que tu veterinario opte por alguna de las siguientes opciones:

  • Aplicar un desparasitado intestinal si hay sospechas de la presencia de gusanos o parásitos.
  • Un tratamiento a base de probióticos para ayudar a combatir bacterias y parásitos causantes de colitis en perros.
  • Medicamentos antiinflamatorios para el intestino.
  • Antibióticos para combatir las bacterias.

En caso de una colitis severa, es posible que tu veterinario recomiende la hospitalización del animal para controlar la diarrea. Si por el contrario se te permite llevar a tu perro a casa, es importante que sigas las instrucciones del veterinario con respecto a la medicación, y que respetes las recomendaciones de cuidado indicadas por el especialista. Seguir las indicaciones de manera disciplinada reducirá las opciones de que la diarrea vuelva. Ten en cuenta que estos tratamientos contra la colitis han de ser dictaminados por un veterinario profesional y experimentado.

9 pasos para prevenir la colitis en perros

No esperes a que sea demasiado tarde y tu perro tenga colitis; la prevención es mucho más fácil que el tratamiento. A continuación, te presentamos 9 medidas de prevención para evitar que tu perro termine sufriendo colitis:

  1. Comprueba con regularidad la presencia de gusanos, bacterias y parásitos en tu perro.
  2. Intenta reducir el máximo posible el estrés de tu mascota.
  3. Asegúrate de que tu perro consume una dieta equilibrada.
  4. No le ofrezcas a tu perro comida poco sana, ni golosinas o galletitas poco saludables.
  5. No dejes que tu perro tenga acceso ni se acerque a basura, restos de comida, o alimentos del suelo. Su ingesta supone un riesgo innecesario para la salud de tu mascota.
  6. No realices cambios abruptos en la dieta de tu perro; especialmente si tiene un estómago sensible.
  7. Comprueba que tu perro tiene puestas todas las vacunas recomendadas por el veterinario.
  8. Reduce el contacto de tu perro con otro animales que pudieran estar enfermos, especialmente en espacios públicos como los parques.
  9. Manten a tu perro atado a la correa para evitar que escarve en basura.

Conclusión: ¿Qué pasa si diagnostican a tu perro con colitis?

Una vez hayas visitado a un profesional médico y recibido la asistencia necesaria, el pronóstico para un perro con colitis es el de una recuperación muy rápida. Tal es así que, por ejemplo, en el caso de una colitis aguda causada por estrés, tu perro volverá a hacer vida normal en un plazo de 3 ó 5 días. En los casos de colitis crónica, la recuperación suele durar alrededor de una semana. Una vez determinado el origen exacto de la enfermedad, y aplicando el tratamiento adecuado, puedes evitar los casos recurrentes de colitis. Es importante que sigas las medidas de prevención presentadas más arriba, incluyendo un estricto control de la dieta. No obstante, ponte en contacto con un veterinario en cuanto notes algunos de los síntomas explicados en este artículo.

Regresar al blog