Los mejores probióticos para la diverticulitis

Actualizado:
Los mejores probióticos para la diverticulitis

Introducción

La salud de nuestro sistema gastrointestinal es fundamental para nuestro bienestar general. Uno de los factores que pueden influir en esta salud son los divertículos, pequeñas protrusiones en la pared del intestino, que pueden causar inflamación y dolor: una enfermedad conocida como diverticulitis. Para ayudar a mantener la salud intestinal y minimizar los síntomas de la diverticulitis, los probióticos, microorganismos vivos que respaldan la flora intestinal y promueven el equilibrio del microbioma, pueden ser de gran ayuda.

¿Qué probióticos son buenos para la diverticulitis?

Algunos estudios sugieren que los probióticos como Lactobacillus casei pueden tener un impacto positivo en la flora intestinal. Alimentos fermentados con ácido láctico, como el yogur, el kéfir, el suero de leche, la leche agria y el chucrut, también pueden ejercer una influencia favorable sobre la flora intestinal, y por ende, ser una parte útil de una dieta diseñada para respaldar la salud intestinal.

¿Qué medicamentos se utilizan para tratar la diverticulitis?

En la actualidad, el tratamiento de la diverticulitis suele incluir la prescripción de medicamentos como Metronidazol o Ciprofloxacina. El objetivo de estos medicamentos es curar los brotes agudos y prevenir las recaídas. Adicionalmente, parece que el medicamento 5-ASA, Mesalazina, puede tener un efecto preventivo.

¿Es el yogur beneficioso para los divertículos?

Aunque aún no se ha determinado definitivamente cómo diversos cepas bacterianas ejercen su efecto positivo en los divertículos, los alimentos fermentados con ácido láctico como el yogur, el kéfir, el suero de leche, la leche agria y el chucrut pueden fortalecer la flora intestinal y, por lo tanto, su consumo es altamente recomendable.

¿Qué alivia rápidamente la diverticulitis?

En casos de brotes agudos de diverticulitis, dependiendo de la gravedad, modificar la dieta hacia alimentos líquidos como té con glucosa y caldos puede ayudar a aliviar los síntomas. En algunos casos, las medidas laxantes también pueden ser útiles.

Conclusión

En última instancia, es importante tener en cuenta que aunque los probióticos y una dieta adecuada pueden ser de ayuda, cada persona es única y, por lo tanto, el tratamiento de la diverticulitis debe ser considerado de manera individual. Sin embargo, los probióticos y una dieta que respalde la salud intestinal pueden ser herramientas valiosas en la lucha contra esta afección común y dolorosa.

Regresar al blog
Artículo anterior

Artículo siguiente

Descargo de responsabilidad: La información contenida en este artículo ha sido recopilada de buena fe y sólo tiene fines informativos. No sustituye al consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Consulte siempre a su médico o a otro profesional sanitario cualificado si tiene alguna duda sobre su estado de salud.