Probióticos para el mal aliento: ¿cuáles ayudan realmente?

Actualizado:
Probióticos para el mal aliento: ¿cuáles ayudan realmente?

El mal aliento o halitosis es una condición desagradable que puede afectar seriamente la confianza en uno mismo. Una de las formas más efectivas de combatir y prevenir el mal aliento es el uso de probióticos. Al influir en el microbioma de la boca, algunos probióticos pueden jugar un papel crucial en la lucha contra el mal aliento.

¿Qué probióticos ayudan contra el mal aliento?

Varios estudios han demostrado que ciertos tipos de bacterias probióticas pueden realmente ayudar contra el mal aliento. Entre estas bacterias se incluyen Lactobacillus salivarius, Lactobacillus reuteri, Streptococcus salivarius y Weissella cibaria. Estos probióticos pueden reducir el mal aliento al desplazar a los microorganismos no deseados en la boca y desplazar el equilibrio microbiano hacia las bacterias saludables.

¿Qué probióticos se pueden usar para el mal aliento?

Un papel especial en la lucha contra el mal aliento lo tiene el Lactobacillus salivarius Oral S1. Este probiótico puede ayudar a cambiar el equilibrio de las bacterias en su boca a su favor. Desplaza a los malos microorganismos y fomenta el crecimiento de bacterias útiles, lo que contribuye a reducir el mal aliento.

¿Qué bacterias intestinales causan mal aliento?

Hay algunas bacterias intestinales que pueden causar mal aliento y bacterias intestinales que pueden ayudar a contrarrestarlo. Estas incluyen Lactobacillus salivarius, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus acidophilus, Streptococcus salivarius y Weissella cibaria. Se ha demostrado que Weissella cibaria puede inhibir la producción de compuestos de azufre volátiles que causan mal aliento.

¿Qué hacer para el mal aliento procedente del estómago?

Para combatir el mal aliento que proviene del intestino, es importante establecer una flora intestinal saludable. Una forma de conseguirlo es alcalinizar el intestino. Se debe evitar las comidas preparadas y optar por frutas y verduras nutritivas. Una dieta regular y equilibrada puede ayudar a prevenir un estómago demasiado ácido y, por ende, el mal aliento.

¿Qué hacer con el mal aliento fecal?

El mal aliento fecal puede ser un indicativo de una higiene bucal deficiente. Por lo tanto, es importante limpiar regularmente y a fondo los dientes, los espacios interdentales y la lengua. Beber suficientes líquidos también es vital para apoyar la producción de saliva, la cual contribuye a limpiar la boca y prevenir el mal aliento.

Conclusión

Aunque el mal aliento es un problema muy común, existen diversas formas de combatirlo de manera efectiva. Una de ellas es el uso de probióticos. Entendiendo cuáles probióticos ayudan contra el mal aliento y cómo funcionan, se puede tomar una decisión fundamentada para abordar este problema.

Regresar al blog
Artículo anterior

Artículo siguiente

Descargo de responsabilidad: La información contenida en este artículo ha sido recopilada de buena fe y sólo tiene fines informativos. No sustituye al consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Consulte siempre a su médico o a otro profesional sanitario cualificado si tiene alguna duda sobre su estado de salud.