Cuándo no se deben tomar probióticos

Actualizado:
Cuándo no se deben tomar probióticos

Los probióticos han ganado popularidad en los últimos años debido a sus múltiples beneficios para la salud, especialmente en relación a la digestión y la salud intestinal. Son microorganismos vivos que, consumidos en suficiente cantidad, pueden brindar numerosos beneficios para la salud. Pero, ¿cuándo no se deben tomar probióticos? Examinamos varios aspectos de eso en esta entrada.

¿Cuándo no se deben de tomar probióticos?

Las personas gravemente enfermas y aquellas con un sistema inmunológico débil deben evitar en general la ingestión de productos probióticos. Aunque las cepas de Lactobacillus en general son seguras y han formado parte de nuestra dieta durante siglos, algunas cepas probióticas más recientes, obtenidas a través de la aislación de muestras fecales, pueden implicar riesgos. Por lo tanto, se debe tener precaución al tomar este tipo de probióticos.

¿Se puede hacer algo mal con los probióticos?

La ingesta de probióticos puede tener efectos no deseados, especialmente si se consumen en cantidades excesivas. Tomar demasiados probióticos puede desequilibrar la flora intestinal y producir síntomas como hinchazón y confusión.

¿Se pueden tomar probióticos sin preocupación?

En general, los probióticos como el Lactobacillus son seguros y bien tolerados por la mayoría de la gente para mejorar la salud intestinal. Los efectos secundarios son extremadamente raros. No obstante, es importante tener cuidado al elegir el probiótico correcto y su respectiva dosis.

¿Cuándo están contraindicados los probióticos?

En determinadas condiciones de salud no se recomienda la toma de probióticos. Entre ellas se incluyen estados de enfermedad graves, inmunosupresión, y personas con catéteres centrales o periféricos. Existe el riesgo de colonización sistémica tras el tratamiento con probióticos en pacientes de estas categorías.

¿Qué se debe tener en cuenta al tomar probióticos?

Para obtener la máxima eficacia de los probióticos, un estudio recomienda tomarlos en ayunas, media hora antes de la primera comida del día. Una comida que contenga un poco de grasa puede aumentar la probabilidad de supervivencia de los probióticos.

Conclusión

A pesar de los múltiples beneficios que los probióticos pueden brindar, es importante recordar que no son adecuados para todos. Cuando se toman probióticos, siempre se debe tener en cuenta la salud individual y la condición específica de cada uno. Ante cualquier duda o pregunta, siempre es recomendable consultar a un médico o nutricionista.

Regresar al blog
Artículo anterior

Artículo siguiente

Descargo de responsabilidad: La información contenida en este artículo ha sido recopilada de buena fe y sólo tiene fines informativos. No sustituye al consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Consulte siempre a su médico o a otro profesional sanitario cualificado si tiene alguna duda sobre su estado de salud.